DIEZ HISTORIAS DEL INDUSTRICIDIO EN SAN MARTÍN

0
16

La crisis que describen las pequeñas y medianas industrias se parece a la sequía que soportó el año pasado el sector rural. En el partido bonaerense de San Martín, con alta densidad de fábricas instaladas, el 80 por ciento declara caídas en las ventas. La baja es de 35 puntos en promedio desde que gobierna Milei. Qué dicen en el barrio.

Cuando no sentís olor a fábrica en esta zona estamos mal“, explica el panadero Rafael La Rosa desde su local en Villa Lynch, rodeado por un mar de talleres y galpones, en pleno corazón industrial de San Martín. En 2014 la Cámara de Diputados declaró a ese partido del primer cordón del conurbano bonaerense como Capital Nacional de la Industria Pyme, por la densidad de plantas allí instaladas. Hay una al lado de la otra, por manzanas y manzanas. 

La Rosa es uno de los comerciantes que atiende a ese público de operarios fabriles, camioneros, fleteros y empleados desde su tradicional panadería, y cuenta a PáginaI12 diez historias que grafican el industricidio que se está viviendo. “Lo más notable es la velocidad con que va esto. Es como pasó con Macri pero más rápido. La gente todavía está pestañando porque le cuesta asimilar el golpe“, se sorprende.

1. Turno

Una empresa importante que opera desde Villa Lynch es Kodelco, más conocida por sus marcas de preservativos Tulipán, Napoleón y Gentleman, entre otras. “Sacaron el turno de la noche. No se siente el olor a cuando quemaban látex. Largaban un olor apestoso a la madrugada, y no se siente más”, cuenta La Rosa, cuya panadería se encuentra a poca distancia de la fábrica. “A esa hora siempre se escuchaban camiones, bullicio, ruido de motores, ahora nada“, agrega Rafael, que trabaja a esa hora temprana en la producción para su negocio. 

“Es una gran fábrica de látex -sigue-, de preservativos, dispositivos sexuales y algunos productos para medicina. Hasta septiembre del año pasado trabajaban tres turnos, después fueron bajando la producción hasta que unificaron el turno de la noche con el vespertino, por lo que sacaron uno“, detalla el panadero, que tiene como parte importante de su clientela a trabajadores de la fábrica. 

2. Tsunami

“Lo de Kodelco no es un caso aislado. Es un tsunami“, describe Rafael. Y aporta otros ejemplos e historias de hundimientos que se producen a su alrededor, en un barrio que respira grasa y aceite. “Tengo una deuda de fiados de 250 mil pesos que no cobro más. A los quincenales los echan y no vienen más, no pueden pagar“, lamenta al relatar cómo la crisis le repercute de manera directa. 

Desde la rigurosidad de la estadística, lo que transmite La Rosa se refleja en los resultados de un sondeo que hizo la Municipalidad de San Martín entre industrias y comercios del partido para obtener un rápido diagnóstico de la intensidad de la crisis. El 80 por ciento de los consultados declaró que las ventas cayeron desde que gobierna Javier Milei, con una magnitud promedio de 35 puntos. Y que tuvieron alzas en los precios de los insumos que utilizan del 70 por ciento y de costos de logística del 40.

“Hubo una caída del empleo de 7,6 puntos y el panorama para los próximos meses es mucho más preocupante”, agregó el intendente de San Martín, Fernando Moreira, como reflejó esta semana Buenos AiresI12. “Hoy a las pymes no les suena el teléfono porque el mercado interno está congelado“, sumó Alejandro Tsolis, secretario de Producción del distrito.

3. Tarifazo

Al taller que está justo enfrente de mi negocio le vinieron 500 mil pesos de luz. Venían pagando 150 mil al final del gobierno de Alberto Fernández, después les subió a 280 mil y ahora les llegó una boleta de casi 500 mil pesos”, señala La Rosa. “Vendieron una máquina para pagar el alquiler, la electricidad y terminar de producir los bracitos y patitas de las muñecas que estaban fabricando y cerraron. Era una industria plástica. No hubo chance. Mario ya se fue. El otro día le llevaron una de las máquinas”, se apena Rafael.

4. Producción

“Después está la fábrica que prepara bases para pinturas látex sobre la calle Godoy. Tenía 11 obreros. El dueño ya les avisó que cierra. Producía la base de los sintéticos para Sherwin Williams y para Printex, una fábrica grande de productos químicos para cerámicos. Quedará el dueño, algún obrero para cargas y el sereno. Los demás están suspendidos, pero ya les dijeron que la empresa no sigue”, detalla. “Es tremendo porque es una empresa de 18 años que había crecido mucho durante el kirchnerismo. Empezaron a utilizar máquinas para elevar los tachos y solventes, mecanizaron la pinturería. Y ahora dicen que no tienen nada más que hacer”.

5. Alquiler

“También cerró una fiambrería enorme sobre la avenida Rodríguez Peña. Se le triplicó el precio del alquiler. Pasó de 110 mil pesos a 340 mil. Tenía dos empleados y trabajaba con la esposa. Me dijo que se cansó de pelear por el alquiler y el precio del fiambre”, explica.

El cuentapropista que se salvaba con el obrero ya se fue“, añade. “Acá cuando hay trabajo las veredas están llenas de motos de los obreros, hay camiones, camionetas. Y se llena también de gente que les da de comer. Es una cuenta simple. Por cada ocho fábricas hay cuatro negocios de comidas, a un promedio de diez personas por fábrica”, detalla.

“En el gobierno de Alberto se empezaron a construir departamentos de un ambiente y se alquilaban piezas para los obreros. Hace 5 meses se agarraban a trompadas por alquilar una pieza por 90 mil pesos, ahora sobra lugar”, completa.

6. Sueldos

Otra fábrica con problemas es Lumitec, que hace plafones para tubos led. El dueño reunió a los empleados y les dijoque va a sostener los empleos hasta donde pueda, que no quiere echar a ninguno. Pero que necesita bajar los sueldos un 10 por ciento. Se mudan a un galpón más barato por la zona del cementerio de San Martín. Calculan que pueden aguantar hasta agosto o septiembre a ver si repunta”, dice Rafael.

7. Robo ciruja

Con toda esta situación estamos viendo un aumento de la delincuencia. Por ahora no son hechos violentos. Son robos ciruja, para sacar unos pesos, pero cada vez hay más. Todo lo que sea vendible se roba. Todo lo de cobre. Las tapas de tormenta del agua. Los ventiladores y caños de los aires acondicionados que dan al exterior. A la Municipalidad le arrancaron un tremendo equipo de frío, le dejaron las ménsulas colgando. Son robos que te amargan la existencia. Se te corta la luz, te quedás sin internet. Es una cosa tristísima”, describe el panadero.

8. Autopartes

“Después está la estampadora que hace los brazos para los espejos retrovisores de tres líneas de autos, que también deja de trabajar. Vende las máquinas y deja de trabajar. Y son todos obreros que quedan en la calle”, afirma.

9. De cartón

“A la vuelta de la panadería venden una máquina continua, que le dicen, una máquina grandota aplanadora de cartón, que saca planchas grandes de cartón corrugado, muy duro, para envolver televisores. Están casi sin trabajo. Quedaron dos clarckistas, que manejan los clarck, los montacargas, y dos que arman las cajas. Están poniendo en cajas productos importados, cocinas eléctricas, anafes. Eran 12 operarios que trabajaban hasta la tarde, y ahora son 4 que están solo a la mañana”, indica.

10. Textiles

Los talleres textiles empiezan a desaparecer como fabricantes. Muchos se dedican a importar. Hay muchos despidos”, advierte La Rosa. Sin embargo, le preocupa no ver la reacción social de otros tiempos. “En la época de Macri había más protestas. En la Ruta 8 hicieron cortes porque querían armar una cooperativa de trabajo en una fábrica textil que había cerrado, hasta que lo consiguieron. Producían ropa deportiva, pantalones, remeras, para Nike y Adidas. Ahora volvieron a cerrar y no pasó nada. Más allá de este caso, es como que los delegados no están, no pasa nada”, transmite.

Para finalizar, La Rosa señala que “salvo contadas excepciones, acá son muy gorilas”. “King Kong es un colibrí al lado de esta gente. Muchos están enojados por la crisis pero dicen que hay que esperar, que hay que aguantar, que vamos a salir, que al final el déficit fiscal. Lo único que ven de bueno es que no hay aumentos de sueldo. Y se quejan de que no hay consumo, pero nadie hace el análisis simple de que si vos no pagás los sueldos, la gente no va a consumir”.

Página/12

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí