HAY ACUERDO CON EL FMI: EL DINERO, EL TAMAÑO DEL AJUSTE Y LA ADVERTENCIA POR LA LEY ÓMNIBUS

0
34

El directorio del FMI analizará el desembolso de u$s 4700 millones tras la conclusión de la visita del organismo a la Argentina, anunció el organismo oficialmente

La Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunciaron este miércoles por la noche que llegaron a un acuerdo a nivel técnico –staff level agreement– por la séptima revisión del programa de Facilidades Extendidas (EFF, por sus siglas en inglés).

El personal técnico del organismo elaborará un informe –staff report– que será sometido a consideración del Directorio (Board) de la entidad. La aprobación política, a fin de mes, destrabará un desembolso por 3500 millones de Derechos Especiales de Giro (DEG), equivalentes a 4700 millones de dólares.

La cifra es más que la prevista, que era por u$s 3300 millones y se debió haber desembolsado en noviembre, pero la Argentina estaba en plena campaña electoral. El dinero no representa fondos frescos, pero servirá para reembolsar lo pagado en diciembre -u$s 960 millones-, además de que será útil para afrontar los vencimientos de capital de enero -u$s 2000 millones- y abril. En el medio, también caerán vencimientos de intereses y sobrecargos en febrero.

A cambio de la continuidad del programa, que estaba “caído por los incumplimientos” del último semestre de 2023, las autoridades de la Argentina se comprometieron a que el país alcance un superávit fiscal primario equivalente a 2% del Producto Interno Bruto (PIB).

Las metas del acuerdo con el FMI

La meta original de la renegociación con el Fondo en 2022 -del acuerdo de 2018- establecía un déficit primario de 0,9% del Producto para 2024; mientras que el resultado fue negativo por 3 puntos porcentuales en 2023, frente a una meta de 1,9%.

Por esto, el país se encamina a un mega ajuste fiscal de 5 puntos porcentuales (unos 30.000 millones de dólares) en relación al año pasado y de 2,9 puntos (cerca de u$s 18.000 millones) frente a la meta original para 2024.

Las metas: superávit primario de 2% del PIB, emisión monetaria cero y 10.000 millones de dólares más en las reservas netas a fin de 2024

La mejora en el resultado llegará de la mano de una suba de impuestos al comercio exterior como el PAIS a las importaciones y los Derechos de Exportación (retenciones), resistida por las entidades agropecuarias, y una mejora de la producción por el fin de la sequía; mientras que por el lado del gasto, se encara una reducción de los subsidios a la energía y el transporte -con fuertes aumentos de tarifas-, se reducen los gastos administrativos del Estado y las transferencias discrecionales de dinero a las provincias, así como se contendrá la inversión en obra pública.

Al mismo tiempo, se estableció que habrá una acumulación de reservas netas internacionales en el Banco Central (BCRA) por u$s 10.000 millones desde el primer día de la presidencia de Javier Milei. El número, por eso, incluye los u$s 2700 millones que compró la entidad en diciembre y fija una meta de u$s 7300 millones para todo el ejercicio 2024. Así, las reservas netas volverían a cero, pues el mes pasado rondaban los u$s 10.000 millones en negativo.

Con todo, la política cambiaria se mantendrá con un crawling peg (micro devaluaciones administradas y controladas) del 2% mensual.

De la misma forma, no habrá emisión monetaria del BCRA para asistir al Tesoro y, como siempre, el gasto público debe estar orientado al sector más vulnerable de la población.

El ministro de Economía, Luis Caputo, advirtió en conferencia de prensa que es indispensable la sanción de la “ley ómnibus” porque, si no, “las medidas van a ser más duras y la gente lo va a sufrir más”.

El FMI, en su comunicado oficial, subrayó que hubo “severos desvíos” en el programa durante la última parte de la gestión de Sergio Massa como ministro de Economía, y celebró que Milei y su equipo económico tomaron medidas para restablecer la estabilidad macroeconómica. Además, confían que “una vez que se reconstruya la credibilidad empezará un proceso de baja de la inflación, acompañado por una mejora en la posición externa y una recuperación de la producción, la demanda agregada y los salarios reales”.

Además, se guardó un párrafo para criticar al “opaco” sistema de administración de las importaciones SIRA, que ya fue reemplazado por el SEDI.

El Cronista

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí