El canciller argentino no descarta una intervención militar en Venezuela

0
1105

Faurie no descartó una intervención militar en Venezuela

En un viraje imprevisto aunque justificado por la aproximación a Washington, el Gobierno dejó entrever ayer que ve como una posibilidad factible el uso de la fuerza para poner fin al gobierno de Nicolás Maduro y la crisis social, política y humanitaria que atraviesa Venezuela.

El canciller Jorge Faurie presidió este martes en el Palacio San Martín la decimoquinta reunión del Grupo de Lima, un foro ad hoc patrocinado por los Estados Unidos para ejercer presión política internacional sobre Caracas y favorecer las pretensiones del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien se autoproclamó presidente interino exactamente hace seis meses. Al término de las deliberaciones, encaró una conferencia de prensa en la que precisó que la mancomunidad de países busca una salida pacífica al conflicto, pero no descarta de momento evaluar una intervención militar si acaso Guaidó la solicita.

Ayer, la Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición, aprobó por unanimidad la reincorporación de ese país al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), establecido en 1947 como un pacto de defensa que permite invocar la asistencia militar de los países firmantes -entre ellos, la Argentina y los Estados Unidos- en caso de agresión externa.

En nombre de los ministros presentes, Faurie dijo que la posibilidad de avalar una acción militar, de ser reclamada por el presidente encargado, será abordada en una nueva reunión. Reiteró que el Grupo de Lima “está comprometido con alcanzar una solución por la vía pacífica”, pero recalcó: “Siempre el uso de la fuerza será un recurso que quedará para el momento que correspondiera”.

El sigiloso movimiento de la posición del Gobierno coincide con la revelación del encargado de Latinoamérica en la Casa Blanca, Mauricio Claver-Carone, sobre una comunicación que la Casa Blanca hizo llegar a Venezuela para indicarle a Maduro que tiene un “corto plazo para dejar el poder”, “mucho más corto que fin de año”, o de lo contrario “deberá enfrentarse a la Justicia internacional y de los Estados Unidos”.

Con la presencia de ministros de Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Paraguay y Perú, observadores de Ecuador y El Salvador, y la representante diplomática de Guaidó ante el gobierno de Macri, el Grupo de Lima también renovó su denuncia a lo que definió como un “régimen ilegítimo” y una “dictadura”, y demandó que la comunidad internacional afronte un debate sobre la violación de los derechos humanos en dicho país. Sin mencionarlo, los firmantes reclaman a Rusia, China e Irán que retiren agentes militares, de seguridad y de inteligencia.

En clave política, el Gobierno argentino también apoyó la necesidad de promover investigaciones sobre el apoyo que brindado a Maduro por gobiernos y agrupaciones políticas de la región. A la vez, rechazó la inminente XXV cumbre del Foro de São Paulo, un espacio de concertación de fuerzas políticas de centroizquierda que esta semana sesionan en Caracas y pretenden contrarrestar las denuncias del reciente informe de la Alta Comisión para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre la vulneración de garantías fundamentales en ese país.

(de Nodal)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí