EL LAPIDARIO DIAGNÓSTICO DEL FONDO QUE MÁS PLATA PERDIÓ CON “TOTO” CAPUTO

0
38

“Creemos que el camino a seguir será difícil y Milei necesita que sus votantes mantengan la fe y se traguen más dolor mientras tanto”, señaló.

Entre los fondos de Wall Street más heridos por la ilusión de que el macrismo iba terminar con el kirchnerismo y revolucionar la Argentina, está Franklin Templeton.

Ese fondo fue uno de los que más apostó por el país y llegó a tener más de US$ 5.000 millones en bonos argentinos, emitidos por Luis “Toto” Caputo el ahora virtual ministro de Economía de Javier Milei. 

Hasta el hito de haber comprado títulos en pesos a tasa fija, en una de las peores inversiones que podía hacer, algo que casi le cuesta el puesto a Michael Hasenstab

Corridos de Argentina, volvieron por primera vez a analizar el país que se viene con Milei: “Creemos que el camino a seguir será difícil y Milei necesita que sus votantes mantengan la fe y se traguen más dolor mientras tanto. La única certeza es que la dirección política ha cambiado en Argentina”, señaló, ahora incrédulo, Templeton.

El fondo hace una reseña de quién es el presidente electo. 

  • “La plataforma de Milei era reducir costos cerrando ministerios y reduciendo el sector público, que representa el 38% del PIB, y dolarizando la economía. Piensa que el cambio climático es un engaño, la educación sexual es un complot para destruir la familia tradicional y quiere facilitar la posesión de armas. Se refiere a sí mismo como anarcocapitalista y prometió romper todas las reglas. Desafortunadamente, no puede hacer nada a menos que traiga a otros con él”, explicó Kim Catechis, Estratega de Inversiones de Franklin Templeton. 

Dice que “reducir el tamaño del sector público parece fácil, y debería serlo”. Afirma que en la década transcurrida desde 2012, los empleos en el sector público han aumentado 27% a 3,4 millones, mientras que los empleos en el sector privado solo aumentaron 3%. “Sin embargo, en una situación en la que casi el 40% de la población se encuentra por debajo del umbral de pobreza, no muchos políticos querrán votar para cerrar 1,5 millones de puestos de trabajo, especialmente porque el sector privado no está en condiciones de absorberlos”, advierte. 

En cuanto a la dolarización, tampoco Templeton se muestra muy optimista. “Los ciudadanos y las empresas enfrentan ahora el desafío de cambiar los pesos por dólares estadounidenses antes de la transición, para evitar la ruinosa devaluación que seguirá. Hasta cierto punto, esto ya ha sucedido. Durante décadas, los ricos invirtieron en el extranjero y la clase media tiene potencialmente US$ 371.000 millones en efectivo escondidos debajo de los colchones, precisamente para protegerse contra este escenario”, apunta.

¿Por qué? Templeton recuerda que porque en 63 de los 79 años transcurridos desde 1945, Argentina ha tenido una inflación superior al 10%. “Así, la dolarización de la economía ha sido uno de los puntos principales de la propuesta del nuevo presidente para Argentina, ya que podría proporcionar una plataforma para las reformas necesarias, pero en la práctica está entregando el control de las tasas de interés a la Reserva Federal de Estados Unidos. El concepto de dolarización en una economía del tamaño de la Argentina no es universalmente aceptado y el camino hacia su implementación será objeto de acalorados debates”, pronostica. 

Templeton recuerda que la economía se contraería 2,5% y que “hay muchos desafíos prácticos que superar”

“Según algunas estimaciones, el banco central tiene un déficit de US$ 10.000 millones, por lo que el país tendría que endeudarse para comprar todos los pesos en circulación; esto devaluaría aún más la moneda y aumentaría las probabilidades de dolarizar al nivel equivocado, acumulando así más problemas en el futuro”, señala. 

A largo plazo, el fondo que más perdió con Caputo y el macrismo dice que Argentina sigue siendo una potencia agrícola, es un importante exportador de soja y maíz, tiene grandes recursos de gas natural y es uno de los productores de litio de más rápido crecimiento en el mundo.

“Pase lo que pase en el Congreso y el Senado, la economía está en recesión y parece probable que la inflación siga aumentando el próximo año, con una depreciación monetaria casi segura”, alerta Catechis. 

“Mientras tanto, las manos del nuevo gobierno están atadas por el lío de controles de precios, restricciones a las importaciones y múltiples tipos de cambio y controles. Creemos que el camino a seguir será difícil y Milei necesita que sus votantes mantengan la fe y se traguen más dolor mientras tanto. La única certeza es que la dirección política ha cambiado en Argentina”, afirma Franklin Templeton. 

El Economista

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí