SPOTIFY PRESCINDE DEL 6% DE SU PLANTILLA ANTE EL DESCALABRO DE LAS ACCIONES

0
440

El consejero delegado reconoce que se ha creído erróneamente que la actividad de la pandemia se mantendría

Otra tecnológica opta por recurrir a las tijeras: Spotify ha anunciado este lunes que recortará el 6% de su plantilla, que roza los 10.000 empleados. En total, son unos 600 despidos. La empresa sueca se suma así a otros gigantes del sector como Microsoft, Meta, o Google, que también han puesto en marcha ajustes laborales en las últimas semanas.

La plataforma de música en streaming nunca ha obtenido beneficios a lo largo de sus 14 años de vida: un lapso de tiempo inusualmente largo comparado con el promedio de las startups.

Problemas

Los costes aumentan más rápido que los ingresos, y la empresa nunca ha conseguido beneficios

En el tercer trimestre, Spotify amplió sus pérdidas netas a 166 millones de euros. Son muchos (¿o demasiados?) los ejercicios en números rojos. Lo mínimo que se puede decir es que el negocio no suena bien.

Así, no hay que extrañarse del desplome de las acciones, que desde finales del 2021 han caído un 58%: la presión del mercado es cada vez más elevada. En particular, los inversores reprochan a la compañía su giro hacia el negocio del podcast, una inversión de 1.000 millones de euros que tardará dos años en ser rentable.

El objetivo es el de fidelizar a su audiencia y obtener ingresos más estables, ante la dificultad de conseguir aumentar de forma constante la masa de su abonados.

Pero Spotify, a diferencia de Amazon Music, Apple Music o YouTube Music, no puede contar con el respaldo económico de un grupo diversificado detrás: su crecimiento en facturación y en número de usuarios son las condiciones indispensables para obtener financiación (que por cierto, con la subida de los tipos de interés, es cada vez más cara).

Lo que ocurre es que los costes de explotación de la empresa crecieron el año pasado el doble que sus ingresos. La plataforma, que mezcla un modelo de suscripción con otro gratuito mediante publicidad, contaba a finales de septiembre con un total de 456 millones de usuarios, de los cuales 195 millones de pago.

Su facturación anual había alcanzado los 9.600 millones de euros en el 2021 –la mayor parte gracias a sus abonados–, pero el número de empleados se triplicó desde el 2016.

“Aunque en los últimos años hemos avanzado mucho en la mejora de la velocidad, no nos hemos centrado tanto en la mejora de la eficiencia”, escribió el consejero delegado, Daniel Ek. “Seguimos dedicando demasiado tiempo a sincronizar estrategias ligeramente diferentes, lo que nos ralentiza. Y en un entorno económico difícil, la eficiencia cobra mayor importancia”, indicó.

Tampoco la firma ofrece, como es el caso de su rival Tidal, música en calidad de alta definición, y el entorno se está haciendo cada vez más competitivo: el coste de captar un usuario nuevo aumenta.

La Vanguardia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí